elimparcial.cibeles.net
ic_facebookic_twitteric_google

ESTADOS UNIDOS

Los grandes abogados huyen de Trump en relación con la trama rusa
Ampliar

Los grandes abogados huyen de Trump en relación con la trama rusa

miércoles 28 de marzo de 2018, 01:38h
Se aproxima el momento trascendental de la investigación sobre la presunta injerencia rusa en las pasadas elecciones presidenciales.

Donald Trump no consigue localizar y contratar abogados que se presten a defenderle en estas semanas en las que las pesquisas sobre la presunta injerencia de Vladimir Putin en las elecciones presidenciales pasadas aceleran. Así de claro. El presidente de los Eastados Unidos, a pesar del cargo, ha sufrido una reducción sobresaliente en el equipo jurídico que debía darle cobertura en este brete. No obstante, en los últimos días varios letrados han dejado su cargo.

Ahora que Robert Mueller, responsable de la investigación, quiere interrogar al dirigente americano, el magnate sólo cuenta con un abogado, Jay Sekulow. Este trabajador se dedica, como no podía ser de otro modo, a tiempo completo en el intento por neutralizar las acusaciones del fiscal especial Mueller. Y, claro, la flagrante situación que está atraveando la credibilidad del ocupante de la Casa Blanca ha provocado que el propio Trump se despache en Twitter.

"Muchos abogados y bufetes de primer nivel me quieren asistir en el caso de Rusia. No crean a la narrativa de las Noticias Falsas que apunta a que es complicado encontrar un abogado que quiera asumir (este caso)", se defendió el domingo en una cadena de publicaciones que también incluyó este escrito: "La fama y la fortuna NUNCA serán rechazadas por un abogado, aunque algunos tienen conflictos (de interés). El problema es que un nuevo abogado o bufete tardará meses en ponerse al día y esto es injusto para nuestro gran país".

Siete abogados han abandonado al magnate en las últimas semanas


Hace tres días ya que su principal abogado para el asunto de la investigación rusa, John Dowd, abandonó el equipo legal del presidente por diferencias en cuanto a la estrategia a seguir. Este complicado revés para la representación del magnate se sumó al sufrido en el fin de semana pasado, cuando Joseph diGenova -letrado panelista de Fox News, la cadena televisiva favorita de Trump- renunció a su cargo días después de haber sido contratado.

El domingo, día en que DiGenova se retiró de la lucha jurídica en favor del presidente de EE..UU., la abogada Victoria Toensing -esposa de DiGenova- publicó que rechazaba la invitación para unirse al equipo legal de Trump. El motivo fue el siguiente: un posible conflicto de intereses, ya que la letrada representa a clientes relacionados con la investigación rusa. Y este lunes fueron Dan K. Webb, y su socio, Tom Buchanan -destacados abogados de Chicago- los que se negaron a formar parte de la defensa del magnate. También por "conflictos empresariales".

Emmet Flood y Robert Bennett, abogados con experiencia en el trabajo de defensa de presidentes del país norteamericano se han limitado a guardar silencio sobre la oferta que les han enviado desde la Casa Blanca. No tienen nada claro asumir este reto, pero no han rechazado la invitación. El que sí lo hizo fue Theodore Olson, otro letrado afamado que arguyó supuestos conflictos de interés. Pero este representante jurídico fue más allá que ningun otro en su negativa. "Esto es un embrollo, es un caos, es una confusión, no es bueno para nada. Por supuesto, el Gobierno nunca es limpio ni ordenado, pero esto parece estar fuera de lo normal", manifestó a la MSNBC.


Siete abogados le ha negado la colaboración a Trump en estas semanas en las que Mueller parecería haber acelerado en la investigación de la presunta injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos. El fiscal ya se encuentra negociando el formato del interrogatorio al que someterá al presidente justo cuando los problemas para confeccionar un equipo legal consistente acucian al republicano en la peor de las batallas que enfrenta.

El encargado de negociar por la parte del magnate es Jay Sekulow, un abogado conservador que está especializado en temas como la libertad religiosa. No cuenta con experiencia en asuntos de defensa criminal, a diferencia de John Dowd, el otrora líder del equipo jurídico presidencial. Ty Cobb es el otro abogado que ha trabajado en la defensa de la trama rusa, pero se trata de un trabajador de la Casa Blanca, com sueldo público y que ha tenido que compartir labores con Mueller -produciendo documentación para la investigación-.

Los analistas desnudan el miedo de los bufetes a asociarse con Trump. Las consecuencias de una derrota en este lance tan trascendental para la opinión pública estadounidense podrían repercutir en la imagen del grupo de abogados que se acerquen a la defensa del dirigente y no hay demasiados equipos de trabajo dispuesto a arriesgarse. Además, la fama de Donald de saltarse los consejos de sus asesores y su ausencia de filtro en Twitter le juegan en contra para atraer a letrados de prestigio.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.