elimparcial.cibeles.net
ic_facebookic_twitteric_google

120.000 PERSONAS SE HAN DESPLAZADO PARA SEGUIR EN VIVO LA CEREMONIA

Más de 150 millones de personas siguen la boda real británica

sábado 19 de mayo de 2018, 14:32h
El príncipe Enrique y Meghan Markle han celebrado su enlace en la capilla de San Jorge, en el castillo de Windsor, ante 2.640 invitados.

Llegó el gran día: la boda de Meghan Markle y el príncipe Enrique. La localidad de Windsor, donde se ha celebrado el enlace, amaneció soleada y con temperaturas primaverales para acoger el esperado acontecimiento que congregó a 2.640 invitados, entre los que no se encontró a ninguna personalidad política británica ni internacional. Enrique y Markle fueron declarados marido y mujer por el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, ante una congregación de 600 personas, y salieron de la capilla de San Jorge, en el castillo de Windsor, ya como duques de Sussex.

Con un elegante vestido blanco -diseñado por la británica Clare Waight Keller, de la casa francesa Givenchy- y un largo velo sujetado con una tiara, Markle bajó del automóvil, un antiguo Rolls-Royce Phantom IV, para llegar poco después de las 13:00 horas hasta el castillo de Windsor, donde le esperaba Enrique, vestido con el uniforme del regimiento de caballería "Blues & Royals" del Ejército británico.

Markle entró sola en la capilla acompañada por diez niños que hacen de damas de honor y pajes, entre ellos el príncipe Jorge y la princesa Carlota, hijos de los duques de Cambridge. Poco después le esperaba el brazo de su futuro suegro, el príncipe Carlos, encargado de acompañarla hasta el altar ante la ausencia de su padre.

El príncipe Enrique llegó a la capilla acompañado por su hermano, el duque de Cambridge, que es el padrino y el encargado de llevar a los anillos que se intercambiará la pareja. Los príncipes Enrique y Guillermo fueron unos de los últimos miembros de la familia real en entrar en el templo religioso, antes de que lo hiciera la reina Isabel II, de 92 años, junto a su marido, el duque de Edimburgo, de 96 años.

A las 11:00, dos horas antes de que comenzara la boda, empezaron a llegar los primeros asistentes ataviados con sus mejores galas -ellas con pamela y ellos con chaqué-. Sin embargo, sólo entraron a la capilla de San Jorge 600 de los invitados, el resto vio lo que ocurrió en el interior a través de unas pantallas gigantes colocadas en los jardines de la fortaleza. El enlace duró una hora y le seguirá un paseo de los recién casados en carroza por Windsor.

79 cadenas de televisión congregadas

La boda del sexto en la línea de sucesión al trono del Reino Unido y la exactriz ha despertado expectación en todo el mundo y más 5.000 miembros de los medios de comunicación británicos e internacionales y personal de apoyo están acreditados para cubrir el acontecimiento.
Según los medios locales, unas 79 cadenas internacionales de Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda o Japón informarán del enlace de la pareja en el pueblo de Windsor.

Miles de curiosos se acercaron a la localidad inglesa para vivir de cerca el acontecimiento. De hecho, se estima que cerca de 120.000 personas llegaron este fin de semana a Windsor.

Entre los asistentes se encuentran la presentadora estadounidense Oprah Winfrey y el actor Idris Elba. El cantante James Blunt con su mujer, Sofia Wellesley, hija del duque de Wellington. También han acudido otras caras conocidas como el actor estadounidense George Clooney, acompañado de su mujer, Amal Clooney así como los Beckham. El cantante británico Elton John también es otro de los invitados estrella.

Una vez casados, el matrimonio ha salido de la capilla como sus "altezas reales duques de Sussex", después de que la reina Isabel II otorgase al príncipe este título nobiliario pocas horas antes de que empezase la ceremonia religiosa.

El padre de la novia, el gran ausente

Tras días de especulaciones sobre la asistencia del padre de la novia, Thomas Markle, de 73 años, el palacio de Kensington confirmó este viernes que éste no podrá acudir al enlace por problemas de salud y que será el heredero al trono de Inglaterra, el príncipe Carlos, quien lleve a Meghan Markle hasta el altar de la capilla de San Jorge.

Con esta revelación se echaban por tierra las suposiciones de los medios británicos, que habían apuntado a que sería la madre de Markle, Doria Loyce Ragland, de 61 años, quien finalmente cogería el brazo de su hija en ese paseo, al existir precedentes en la monarquía británica.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios