elimparcial.cibeles.net
ic_facebookic_twitteric_google

LA OBRA DE PABLO LASO VUELVE A LA CIMA QUE CONQUISTÓ EN 2015

El Real Madrid, campeón de Europa de baloncesto

domingo 20 de mayo de 2018, 22:10h
Los españoles ganaron al Fenerbahce (85-80) y alcanzaron su Décima en la despedida del MVP Doncic. Por M. Jones

"Somos jugadores diferentes, equipos diferentes, han cambiado muchas cosas respecto al año pasado. Lo único igual es que se enfrentan Fenerbahce y Real Madrid", declaró Pablo Laso en la previa de la final de la Euroliga que se disputó este domingo. El técnico quiso relativizar la derrota sufrida por los españoles en la pasada edición de la 'Final Four', con el fin de ahondar en el buen momento por el que atraviesan sus jugadores. "Para nosotros es un placer estar aquí. Vamos a jugar la Final de la Euroliga y estoy orgulloso de mis jugadores", proclamó un preparador que destacó el corazón de los suyos para superar al CSKA y las lesiones.

Pues bien, como en las semifinales ante los rusos, sus pupilos salieron algo fríos a la cancha y un parcial de 5-0 fue el marcador con el que el sistema de Zejko Obradovic les recibió. En ese punto en el que los favoritos quisieron decretar una escapada, bien plantados en defensa y aprovechando los desajustes ajenos, amaneció un Luka Doncic que anotó los seis primeros puntos de la delegación madridista. El esloveno ejerció como ancla hasta su preparador pidió tiempo (6-11, minuto 5:30).

Causeur le daría la razón por su titularidad a Laso al embocar un triple que ajustó el resultado. Y Ayón despertaría, aunque fuera presa de la actuación dominante de Ahmet Duverioglu (8 puntos, 1 rebote y 1 tapón) y la lectura de Kalinic, que llevaba al poste a Doncic. Las rotaciones favorecerían a los aspirantes, pues Llull y Rudy abrirían la pista, mejorando la circulación y el cierre del perímetro oponente. De sus manos brotaron dos triples que entregaron a los merengues su primera ventaja (18-15, minuto 9). El cuarto concluyó con un 21-17, firmado por el tiro de tres de Randolph desde la esquina.

Renació el Madrid competitivo hasta disrutar de su estilo colorido y rítimo en ataque. Datome, Vesely, Ali y Sloukas no entraron en calor con celeridad y un robo de Rudy Fernández (al italiano) con mate de Taylor y otra acción en transición española empujó a Obradovic a parar el crono (25-17, minuto 11:30). La defensa madrileña se desnudó, otra fecha más, como el factor resolutivo. El entrenador serbio recurrió a Wannamaker pero fue Melli el que paró el parcial (siete puntos seguidos, para el 27-24). Y a cinco minutos para el entretiempo, ante el atisbo de cambio en la dirección del viento, Doncic y Carroll reaparecieron en escena (29-26).

Los vigentes campeones alzaron sus revoluciones y contaminaron de densidad al fluir del colectivo entrenado por Laso. Éste exigió tiempo muerto con 29-28 y un Melli protagonista. Metió a Thompkings para defenderle y el estadounidense, junto a Taylor y Campazzo, apretaron en el repliegue. El fruto a recoger constituyó una reducción de la producción global y sólo unos contra uno salteaban el escueto intercambio de canastas. Se había endurecido el paisaje y el rigor en rotaciones reflejaba el comprmido ajedrez. Wannamaker, desde la personal, devolvió el liderato a los turcos (35-37, minuto 19). Dos triples de Carroll y Sloukas dieron paso a otro tiempo por barba para diseñar la posesión previa a un intermedio al que arribó Fenerbache por delante (38-40).

El segundo periodo dejó a los madridistas en 17 puntos. Igualados en rebotes, pérdidas y asistencias, sólo la puntería decantó el devenir. Y el tiro libre refrescó su apariencia oscura para los líderes de la ACB. Los de Estambul protegieron a Vesely, aquejado por las faltas, y sus contrincantes no amortizaron ese hándicap. Justo desde la personal y desde el triple Causeur inauguró el tercer cuarto (43-40) y Rudy y Felipe Reyes sumaron para el 5-0 de salida. Ayón debía indicir en el poste, con Ahmed fuera (cuatro faltas), y apuntó una brecha de cinco minutos (45-40). La primera canasta de los amarillos en la segunda mitad dos minutos y 40 segundos. Llegó por el cauce del rebote ofensivo y de Melli.

El italiano y Causeur (efervescente) alternarían tiros de tres (50-45, minuto 24:30) en advenimiento de Wannamaker y de un escenario más abierto. Un triple de Doncic, en transición, frenó la reacción otomana (55-50, minuto 25:36) y Obradovic llamó a los suyos. Llull y Tavares fueron incluidos en la fórmula y el candado resurgió. Felipe Reyes sacó a Melli (tres faltas) y una bandeja de Causeur (13 puntos en este periodo) amplió la ventaja a ocho puntos (63-55, minuto 29:34). La red de ayudas merengue anegó y exigió capacidad agónica a los turcos. Los 10 minutos postreros arrancarían con franquía en sensaciones y estadística de los españoles (los favoritos no pasaron de los 15 puntos en la reanudación).

Melli arrancó con un dos más uno a Tavares (63-58, minuto 31) y un triple (66-61, minuto 32:25). Aceleraron el tempo los de Obradovic, en busca del asalto final. Esta maniobra condujo hacia la imprecisión a todos cuando Vesely (desenchufado) cometió una antideportiva que dio aire a Doncic (dos tiros libres) y a Carroll (triple). El entrenador serbio paró el crono a seis minutos para el bocinazo y con 10 puntos de desventaja (71-61). La tesitura era límite para los de Estambul y Wannamaker se activó para desenmarañar la ofensiva de su camarín. No contaba el de Filadelfia con la agresividad madridista en el perímetro y el rebote. El esloveno, desde la personal, impondría la herida de 11 puntos (74-63, minuto 35:50).

Otra vez Melli asestó un golpe desde larga distancia, pero el transalpino (finalizó con 28 puntos) se descubrió en soledad, ya que sólo Wannamaker llegaría a los dos dígitos de anotación. Thompkins se hizo grande en el marcaje al italiano, pero un error de Llull (eliminado por faltas) desinfló el colchón hasta el 74-69 (minuto 37:58). Tavares embocó una serie de tiros libres (suturó Laso este parámetro), en la pretensión de anestesiar el cierre del envite y Thompkins clausuró el aro de los aspirantes y emuló al caboverdiano (78-69, minuto 38:20). Las dos pérdidas propias en el último minuto y medio no llevarían a la orilla al esfuerzo amarillo. El oficio -y un rebote ofensivo icónico de Thompkins- delinearía al Real Madrid como campeón de Europa, tres años después. La Décima, pese a las lesiones, viaja ya a la capital española. Y Doncic (15 puntos, 3 rebotes, 4 asistencias y 17 de valoración) cumplió su objetivo.

- Ficha técnica:

85 - Real Madrid (21+17+25+22): Causeur (17), Doncic (15), Reyes (6), Campazzo, Ayón (4) -equipo inicial-, Randolph (3), Rudy (5), Carroll (9), Tavares (8), Llull (5), Thompkins (10) y Taylor (3) .

80 - Fenerbahce (17+23+15+25): Wanamaker (14), Guduric, Kalinic (7), Vesely (3), Duverioglu (8) -equipo inicial-, Thompson, Melli (28), Sloukas (7), Nunnally, Muhammed (7) y Datome (6).

Árbitros: Luigi Lamonica (ITA), Borys Ryzhyk (UKR) y Olegs Latisevs (LET). Sergio Llull fue eliminado por cinco personales (m.37).

Incidencias: Final de la Euroliga de baloncesto disputada en el Stark Arena de Belgrado ante 16.967 espectadores. José Ramón Lete, director general de Deportes, asistió al partido.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.